¿Cómo hacer que un niño acepte usar un nebulizador?

Agosto, 2019

¿Cómo hacer que un niño acepte usar un nebulizador?

SHARE

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Cuando un pequeño tiene una enfermedad respiratoria como el asma, el uso de un nebulizador es un recurso altamente efectivo para el tratamiento del mismo, sin embargo, no todos lo aceptan de buena gana.

¿Qué puedes hacer para que tu niño acepte usar un nebulizador?

Es posible que tu hijo se niegue a colaborar para usar el aparato, llore o incluso escape de tus manos, en especial si es pequeño. A medida que crecen entienden la importancia de usarlo, pero mientras tanto te damos algunos valiosos consejos para que lo acepte.

Habla con él. Explícale en qué consiste el tratamiento antes de que use el nebulizador. Platícale que cuando se enferma y se siente mal, el aparato que le vas a colocar lo ayudará a sentirse mejor.

Muéstrale el nebulizador. Deja que vea la mascarilla, el compresor y el lugar donde vas a colocar el medicamento para que se familiarice con él.

Haz una escenificación. A modo de un juego, muéstrale cómo se coloca la mascarilla, hazlo primero tú para que comprenda que no es algo tan molesto. Cuando tenga la mascarilla puesta, ponte de frente y pídele que te imite. Respira hondo y haz sonidos guturales graciosos que él también pueda hacer.

 

Mantenlo entretenido. Haz del momento de nebulizarlo algo divertido. Ponle crayones para que dibuje lo que está pasando, también puedes ponerle videos, una caricatura que le guste mucho con el fin de que esos minutos pasen sin tantas molestias.

Sé paciente. Al principio es posible que se resista, pero si eres paciente y constante se acostumbrará. Evita gritarle o incluso pegarle porque sólo complicarás la situación.

Ofrécele un premio. Llevar a cabo el tratamiento no es fácil para los pequeños, aunque sea lo mejor para su salud. Dile que al terminar la nebulización le vas a leer su libro de cuentos favorito o bien jugarán a lo que más le guste.

Crea un ambiente óptimo. Un nebulizador silencioso ayuda a que el niño no se asuste. En la recámara pon música o incluso arma una tienda o tipi en la que lo acompañes durante esos momentos.

Por último. Dale muchos besos y abrazos cuando haya terminado el tratamiento.

 

Lo mejor, es contar con un nebulizador que sea silencioso, compacto y que puedas llevar a todos lados de ser necesario, como el nebulizador de compresor para niños y bebés de Omron.

 

 

Fuente de referencia:

drugs.com/cg_esp/uso-del-nebulizador-en-los-ni%C3%B1os.html

Entradas relacionadas